Lugares que no creería que dicen tanto de su restaurante

Lugares de limpieaza de Restaurantes

¿Cual crees que es el aspecto más representativo de su restaurante desde el punto de vista del comensal? ¿Un plato popular o uno especial? ¿Algún elemento característico de la decoración que marque el tono de su experiencia comensal? ¿El personal del comedor? ¿El Chef?

¿Qué pasa con su baño?

El mensaje con el que los clientes pueden quedarse sobre su restaurante puede deberse a una mezcla entre el tono y los procedimientos normativos que Ud. cree que mejor caracteriza lo que ofrece a sus comensales.

Sin embargo, uno de los factores importantes (o incluso decisivos) para los comensales es el estado de los baños. A pesar de que pocos lo eligirían como aspecto definitivo de sus restaurantes, los baños tienen una influencian significativa la percepción de los comensales hacia su negocio y en la probabilidad de que vuelvan.

En 2011, Harris Interactive llevó a cabo una encuesta (http://www.reuters.com/article/2011/07/20/idUS197039+20-Jul-2011+HUG20110720) que puso al descubierto que 4 de cada 5 adultos en EEUU evitarían un restaurante si encontraran el baño sucio. Los restaurantes encabezan la lista de negocios a los que las personas evitarían ir (79%), seguidos de los hoteles (79%) y de los hospitales (77%). Un estudio más amplio (https://www.cloroxprofessional.com/assets/pdf/NI-21143-Restroom-Problems-Infographic.pdf) realizado en 2013 por Opinion Research, puso de manifiesto que de los 1005 adultos de EEUU que participaron, más de un tercio abandonó el lugar donde se encontraban porque los baños olían a orina.

Los negocios de restauración, en particular, deberían ser conscientes de la importancia de mantener altos los estándares de limpieza en áreas tales como los baños públicos. Las personas que visitan cuartos de baños sucios o descuidados, si en el mejor de los casos no se revuelven lo suficiente como para abandonar directamente su negocio, sí que les llevará a preguntarse sobre los estándares de limpieza en el resto de las áreas. Después de todo, si un espacio abierto y público como el cuarto de baño no está tan limpio como hubiesen esperado, tenemos que excusar a los clientes de temer sobre el estado de limpieza de un espacio cerrado y reservado solo al personal, como puede ser la cocina.

Se necesita un enfoque meticuloso y constante en la limpieza. El rigor y la regularidad que llama a mantener la cocina limpia debe también transferirse a los espacios públicos, especialmente los baños.

Deberían programarse limpiezas profundas cada cierto tiempo. Del mismo modo, deberían emprenderse revisiones frecuentes y constantes por parte del personal entrenado para supervisar fuentes particulares de insalubridad y mal olor. Para ello, una simple lista de chequeos serviría de ayuda. Estas revisiones podrían hacerse más a menudo en los momentos de más movimiento, por ejemplo, los momentos previos al tiempo de servicio de comidas. Dentro de su personal, debería asignársele a alguien de forma clara la responsabilidad de revisar regularmente que los estándares se mantengan altos.

Y los materiales de limpieza, como los paños o los productos de limpieza, deberían encontrarse listos y preparados para motivar su uso durante las inspecciones para cualquier limpieza menor de detalle que pudiera surgir.

Con la atención y el cuidado adecuados, este aspecto a veces subestimado de su negocio, no servirá para perjudicarlo, ni para ver a clientes ir directos del baño a la salida.

Fuente: http://www.chicopee.es/