Limpieza en restaurantes: Cocina

Limpieza de Restaurantes

En cualquier cocina industrial, la limpieza debe ser prioritaria. Mantener una cocina en orden puede parecer una tarea sin gracia, en especial una vez que la grasa empieza a acumularse en las partes de la cocina y el acero inoxidable. La limpieza regular es la mejor defensa contra un abrumador trabajo de limpieza. Trata de mantener tu cocina pulcra para que lo que necesites sean productos simples, jabón, agua y desinfectantes suaves.

  • Enjabona y desinfecta el área del fregadero. Usa una esponja fregadora, agua y bicarbonato de sodio para aflojar la mugre, la suciedad y el resto de comida.
  • Manguerea con agua caliente para que la suciedad se vaya por la pileta.
  • Llena un fregadero con agua jabonosa caliente, otro fregadero con agua caliente sola y un tercero con agua fría. Usa detergente líquido en la primera pileta y una solución desinfectante de agua fría en la tercera.
  • Limpia los cubiertos y el equipo de cocina. Apila los platos sucios, recipientes y otros artículos en un costado del fregadero. Rasquetea los restos de comida en el tacho de basura. Usa un rociador de chorro caliente para mojar cada parte de la cocina o simplemente haz que corra el agua de la canilla sobre cada pieza para quitar los restos de alimentos. Lava cada plato con una esponja en la pileta de agua jabonosa. Enjuaga cada plato con agua caliente. Sumerge los platos limpios en el fregadero de agua fría. Coloca los platos en una rejilla para que se sequen.
  • Seca y desinfecta las superficies de las mesas y las tablas de cortar. Rocía la superficie con desinfectante, luego seca con un trapo húmedo. No omitas los labios de la mesa; la mugre tiende a juntarse allí. Seca el acero inoxidable con vinagre y agua para dar lustre. Seca la superficie con un tejido de rizo.
  • Friega los hornos con un trapo o esponja y agua jabonosa. Calienta las hornallas para carbonizar los restos de comida. Esto hará más simple limpiar. Frota la hornalla caliente con un cepillo de alambre. Limpia las tapas de la hornalla con un trapo. Desengrasa la campana extractora arriba del fregadero periódicamente; seca la superficie, quita el filtro y mójalo en agua y vinagre y un desengrasante fuerte.
  • Vacía las latas de la basura antes de limpiar el suelo para quitar la posibilidad de derramar basura en el suelo.
  • Barre el suelo, mójalo y pasa el trapo nuevamente. Quita la mugre y el polvo con la escoba y una pala. Moja el suelo con agua jabonosa caliente y una solución desinfectante. Empapa el suelo jabonoso con otra pasada de trapo, ahora con agua limpia caliente. Deja que el suelo se seque.

Fuente: http://limcamar.wordpress.com/